martes, 25 de octubre de 2016

MUSEOS DE LA PROVINCIA: MUSEO COMARCAL DE ARTE SACRO DE PEÑAFIEL 1/2


En la iglesia de Santa María la Mayor de Peñafiel, la que fuera parroquia más importante de la villa (en ella se reunía el cabildo y guardaban sus archivos los hidalgos), se encuentra uno de los museos más interesantes de toda la provincia vallisoletana. A pesar de ser un museo prácticamente desconocido, el Museo Comarcal de Arte Sacro contiene una buena colección de obras artísticas procedentes de las diferentes iglesias y conventos de Peñafiel, algunos de ellos desamortizados y desaparecidos, y también de templos parroquiales de la comarca. Sus fondos son muy variados y comprenden la práctica totalidad de las manifestaciones artísticas: escultura, pintura, orfebrería, numismática y hasta documentos en papel.
La iglesia debió de comenzarse a construir en el siglo XIV, si bien existió una antigua edificación de progenie románica, de la cual se conserva un arco de entrada situado en la pared del lado del Evangelio. Los sucesivos siglos sirvieron para ampliar la iglesia y modernizarla, sin embargo, estas obras trastocaron por completo el templo original. Así, el templo se siguió construyendo durante el siglo XV, momento en el que se abordaron las tres naves divididas en cuatro tramos y cubiertas con bóveda de crucería con terceletes y combados en la nave principal y nervios cruzados en las laterales. Ya a comienzos del siglo XVI se construyó el magnífico antepecho plateresco del coro y la tribuna del órgano en la que aparece el escudo de los Girones, señores de Peñafiel.
En mayo de 1568 se contrató con el cantero palentino Gregorio del Hierro la obra de cantería del portal y la portada de la iglesia. En abril de 1587 Diego de Cueto, maestro de cantería estante en la villa de Roa, se comprometió a hacer la obra de labrar el arco del pórtico que da al interior de la iglesia. El arco exterior que da al soportal de la iglesia lo contrató en el verano de 1587 el mismo Diego de Cueto junto con Hernando Alonso. En 1614 Jerónimo de Rioseco levantó estribos e refuerzo de la capilla mayor, lo que indica que ésta amenazaba ruina; por ello en 1621 el Padre Fray Diego de la Orden del Carmen hizo las trazas para levantar una nueva capilla mayor, pero estos planes no se llegaron a realizar hasta el siglo siguiente.

Después de advertirse obras de menor importancia se llega a 1663, año en que se hundió la torre de la iglesia, la cual fue reedificada pocos años después; de hecho, en 1681 Juan Mazo y Blas Martínez de Obregón contrataba la ejecución del tercer cuerpo de la torre; y en 1686 se cierra la parte superior de la torre, donde están las campanas. La torre posee una estructura es muy sólida, cuadrangular y de tres cuerpos. En 1678 se realiza la obra de un arco toral, siendo maestro de obras José Delgado. En 1708 se repara la portada de la iglesia que daba a la capilla de la Puente. En 1774 se reedificó de nuevo la capilla mayor de la iglesia, siendo maestro de obras José de la Fuente. En 1810 peligraba la pared de la primera nave y fue colocada en ella un estribo de refuerzo por José Delgado. Hace pocos años se suprimió la capilla del Santo Cristo que daba a la calle de la Puente.

El Museo Comarcal de Arte Sacro de Peñafiel divide sus magníficos fondos en siete grandes núcleos temáticos. Son las secciones dedicadas a la Virgen, a Cristo, a los santos, a la orfebrería y a la arqueología e historia de Peñafiel, a todo ello se ha de sumar su magnífico retablo mayor. La cantidad y calidad de las obras es altísima por lo que no vamos a ir tratando una por una, sino que indicaremos las más reseñables.

RETABLOS
Sin duda, la obra más impresionante que custodia el museo es el retablo mayor, obra realizada por el ensamblador palentino Gregorio Portilla en 1745. El retablo se articula a través de cuatro columnas corintias de orden gigante con el tercio inferior tallado. Por encima se sitúan otros tantos trozos de entablamento en esviaje. El ático adquiere forma de cascarón, de tal manera que se adapta perfectamente a la forma del ábside. Su hornacina principal está presidida por la una imagen de vestir de la Virgen de Pajares, mientras que en las laterales figuran un buen grupo de San José con el Niño y San Blas. Encimas de estas hornacinas laterales se sitúan sendos clípeos con bustos del Salvador y la Dolorosa. Ya en el ático figura una Virgen de la Asunción rodeada de ángeles, dos de los cuales la coronan. Remata todo el conjunto en la Paloma del Espíritu Santo, elemento muy característico de los retablos del último periodo barroco. Completa este conjunto un hermoso tabernáculo del mismo momento y autor que lo preside una hermosísima Inmaculada Concepción.

También destacan otros dos retablos, uno que se encuentra presidido por una Virgen vestidera (es la patrona de Peñafiel), y otro en el que figura representado San Felipe Neri bajo una iconografía un tanto extraña. Ambas máquinas fueron realizadas entre 1760-1767 por Damián Amusco, uno de los ensambladores radicados en Peñafiel más destacados durante el tercio central del siglo XVIII.


ESCULTURA
En cuanto a esculturas cabe destacar una hermosísima Piedad revestida con los hábitos con los que caracterizó Gaspar Becerra a su Virgen de la Soledad. Al parecer fue tallada en el siglo XVI y procede el desaparecido Convento de San Francisco.

Entre las vírgenes medievales descuellan dos: una románica (siglo XII) realizada en piedra, que es la obra más antigua del museo, y que procede de la desaparecida iglesia de San Esteban; y otra gótica (siglo XIV) de madera. Esta última, que es la antigua titular de la iglesia, se basa en modelos franceses, y probablemente fue donada por el famoso Infante Don Juan Manuel. Hay una tercera Virgen bastante interesante. Se trata de la gigantesca de época barroca de la Virgen de la Antigua, cuyo original se encuentra en la catedral de Sevilla.

Muy importante es también un magnífico Cristo Crucificado del siglo XIV que procederá de algún taller centroeuropeo. Sigue un modelo que adquiere forma de “Y”, y del cual se conservan numerosos ejemplos en Castilla. Es un Cristo patético, del que mana gran cantidad de sangre del costado. Cerca de este Cristo se conserva un rotundo Atado a la columna que el profesor Parrado atribuye al destacado escultor Juan Picardo. Cristo sigue las pautas de los “atados” renacentistas: de pie, con las manos atadas a una columna alta. También procede del Convento de San Francisco.

Por último, cabe resaltar otras cinco esculturas que poseen bastante interés. Se trata de un San Antonio Abad del siglo XVIII; un San Antonio de Padua y un San Lorenzo del siglo XVI y asignables a Simón de Berrieza; y dos efigies que efigian a San Benito y a San Bernardo que se encuentran en el círculo del escultor y ensamblador vallisoletano dieciochesco Pedro Correas.


PINTURA
Los fondos pictóricos son escasos, aunque entre ellos se hallan tres hermosas tablas hispanoflamencas del renombrado Maestro de Osma, llamado así porque la primera pintura que se le pudo asignar se halló en El Burgo de Osma. De este anónimo autor se han ido encontrando numerosas obras a lo largo de toda la Ribera del Duero; de hecho, en el Museo de Valladolid se conservan diversas tablas procedentes de Curiel de Duero. Las tablas conservadas en este museo de Peñafiel representan la lucha de San Miguel con los ángeles caídos, San Juan Bautista y San Jerónimo. El estilo de este atractivo pintor es fácilmente reconocible por la forma en que concibe sus rostros. Es especialmente destacable la armonía pictórica que logra con los rosas, amarillos y azules. En las tablas que representan a los dos santos podemos ver un elemento arcaizante como son los fondos con telas doradas. Las tres tablas se podrían fechar hacia el año 1500, una década antes, o una década después.

Aunque son más mediocres, también cabría reseñar un interesante Bautismo de Cristo, que sin ninguna duda fue realizado en algún taller vallisoletano de la segunda mitad del siglo XVII; y un Sacrificio de Isaac que copia el original de Caravaggio realizado hacia 1603.


PLATERÍA
Es imposible destacar una sola obra de platería de las conservadas en el museo puesto que todas ellas poseen una calidad superior. Así, nos encontraremos cruces, custodias, cálices, etc… fechables desde la época gótica hasta la barroca. Hay gran cantidad y variedad, pero sobre todo sobresalen las custodias de tipo sol y las Cruces procesionales renacentistas. Si os interesa el tema os recomiendo el libro La platería vallisoletana y su difusión, obra de Carlos Brasas, el mayor experto en platería con el que cuenta esta tierra.


OTRAS OBRAS DE INTERÉS
Aunque no vamos a entretenernos en ellas, también podemos destacar otras obras que poseen gran interés:

  • Una tabla mudéjar que perteneció al artesonado que habría bajo el coro de la iglesia de Langayo. Se fecha en el siglo XIV, y posee los escudos de Castilla y León y de los Manuel (mano alada con espada).
  • Sillería de Coro procedente de la desaparecida iglesia de San Salvador de los Escapulados de Peñafiel. Fue realizada en el siglo XVI. Su único elemento decorativo son unas monstruosas caras que figuran en las misericordias.
  • Ordenanzas originales dadas a la Villa de Peñafiel por el Infante don Juan Manuel en 1345. Único autógrafo conservado del principal autor literario castellano del siglo XIV.
  • Tesoro de Peñafiel. En 1809 a la llegada de los franceses, un vecino de Peñafiel ocultó dentro de una vasija, en el suelo, un conjunto de casi trescientas monedas de plata. El tesoro fue descubierto en 1989. Actualmente se muestran piezas de plata y oro, escudos y reales españoles. La serie de Oro es de Carlos III e incluye todos los tipos de monea desde la onza hasta el durillo. Las monedas de plata se distribuyeron desde el reinado de Carlos II (1684) hasta Fernando VII (1823). Piezas pertenecientes a la colección de Daniel San Platero y la Asociación Lanraso (Peñafiel).
Para una segunda entrega acerca de este museo dejamos el análisis de dos destacado sretablos platerescos que se hallan bajo el coro.

BIBLIOGRAFÍA
  • Hoja informativa del Museo
  • BRASAS EGIDO, José Carlos: La platería vallisoletana y su difusión, Institución Cultural Simancas, Valladolid, 1980.
  • VALDIVIESO, Enrique: Catálogo Monumental de la provincia de Valladolid. Tomo VIII. Antiguo partido judicial de Peñafiel, Diputación de Valladolid, Valladolid, 1975.

lunes, 3 de octubre de 2016

INVENTARIO DE ESCULTURA URBANA DE VALLADOLID. Parte VI


Sexta y penúltima entrega del Inventario de Escultura Urbana de Valladolid. Ya apenas quedan esculturas por colgar. Hace apenas unas semanas han inaugurado la última (cronológicamente hablando) con la que cuenta la ciudad, será la última de esta entrega. Por si te interesan las otras entradas que conforman este inventario, cliquea encima de la que desees ver:

LISTA 1                     LISTA 2                     LISTA 3                     LISTA 4                     LISTA 5

¿?. Rabindranath Tagore (2006). Acceso a la Casa de la India
LUIS SANTIAGO PARDO. Placa homenaje "Valladolid a Miguel Delibes por su novela El Hereje" (2000). Ábside de la iglesia de Santiago
¿?. Monumento a Santa Ángela de la Cruz (2006). Calle Hermanitas de la Cruz
CARMEN TABLADA. Monumento a Santa Teresa de Jesús (2009). Paseo de Don Juan de Austria, a la derecha del Puente del Museo de la Ciencia
JOSÉ LUIS NÚÑEZ SOLÉ. Torso (1952). Entrada del Instituto Zorrilla
OSTERN, BUSTELO y JUAN VILLA. Monumento al bailarín Vicente Escudero (2006). Exteriores del Centro Cívico Vicente Escudero
¿?. Homenaje a Jesús Aramburu Olaran (1959). Plaza que hace esquina a las calles Grandos y Falla
ROMERO BRITTO. Squeaki (2005). Plaza de la Cúpula del Milenio
ROMERO BRITTO. For you, white base (2011). Plaza de la Cúpula del Milenio
VICENTE LARREA GAYARRE. Traseras de la Facultad de Económicas
BENITO MAULEÓN. Árbol de la vida (2002). Plaza de los Arces
JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ. Busto de Isabel la Católica (2004). Acceso al Museo de Colón
¿?
JORGE OTEIZA. Macla de dos cuboides abiertos (1974). Jardines del Archivo Municipal (antigua iglesia de San Agustín)
JULIO ISLA. Homenaje a Miguel de Cervantes 1. Relieve de la dedicatoria del Quijote (2005). Calle Miguel Íscar junto a las rejas de la Casa Cervantes
IGNACIO GUERRA. Homenaje a Miguel de Cervantes 2. Relieve de La Gintanilla (2005). Calle Miguel Íscar junto a las rejas de la Casa Cervantes
CONCHA GAY. Homenaje a Miguel de Cervantes 3. Relieve de la tasa del Quijote (2005). Calle Miguel Íscar junto a las rejas de la Casa Cervantes
ANA JIMÉNEZ. Homenaje a Miguel de Cervantes 4. Relieve del romance de Altisidora, en el Quijote (2005). Calle Miguel Íscar junto a las rejas de la Casa Cervantes
MONTSE MONTERO. Homenaje a Miguel de Cervantes 5. Relieve de El Casamiento engañoso (2005). Calle Miguel Íscar junto a las rejas de la Casa Cervantes
BELÉN GONZÁLEZ. Homenaje a Miguel de Cervantes 6. Relieve de El Coloquio de los Perros (2005). Calle Miguel Íscar junto a las rejas de la Casa Cervantes
ALBERTO GALÁN. "Agua". Homenaje al servicio de abasatecimiento de agua (2008). Plaza de Juan Pablo II
JOSÉ CASAMAYOR. Homenaje a los funcionarios (2008). Intersección Paseo Zorrilla con la calle Salón del Abadengo
LAURA CASAMAYOR. Homenaje al servicio de limpieza (2008). Calle Topacio nº 63
ALBERTO GARCÍA GUTIÉRREZ. Homenaje al Deporte (2008). Plaza de los Vadillos
¿?. Homenaje a los ciclistas falecidos en las carreteras (2016)