domingo, 1 de marzo de 2015

PINTORES VALLISOLETANOS OLVIDADOS: Mariano de la Fuente Cortijo


Hoy volvemos a traer a un artista “vallisoletano” que, aunque no nació en nuestra ciudad, en realidad lo hizo en Palencia, desarrollo la mayor parte de su carrera en Valladolid. En la Escuela de Bellas Artes de esta ciudad fue discípulo de uno de los mejores artistas con que contó Valladolid en el siglo XIX: José Martí y Monsó. Desde 1880 le vemos participando en los concursos de la Real Academia, donde siempre obtuvo recompensas por sus preciosos paisajes y marinas. Así en 1880 y 1881 obtuvo premios de segunda clase por sus marinas Un recuerdo de San Pedro del Mar y La Bahía. En los tres años siguientes consiguió premios de primera clase igualmente por tres Marinas.

Recuerdo de San Pedro del Mar (1880)
La Bahía (1881)
En 1886 la Academia le recomendó al Ayuntamiento para que éste le concediera una pensión de tres años para ampliar estudios en Madrid, desde donde remitió regularmente sus trabajos. Allí asiste a las clases de la Escuela de San Fernando, y en 1887 remite nueve obras a la Academia vallisoletana, como primer envío de pensionado. Se trataba de las siguientes obras: dos álbumes con varios apuntes conteniendo paisajes castellanos y marinas, así como una acuarela –Sacando velas– y dos óleos, uno de ellos titulado Orillas del Tormes. En su segundo año de pensionado envió a la Academia cuatro nuevas obras: tres óleos (Mar gruesa, Estudio de árboles y La Tarde), así como un dibujo al carbón de una Marina. Al parecer pintó sus marinas en las costas santanderinas (San Pedro del Mar), Benicarló e incluso en Normandía, poniendo en práctica los métodos pedagógicos impuestos en la Escuela de San Fernando.

Orillas del Tormes (1887)
La tarde (1888)
Estudio de árboles (1888)
En sus marinas casi nunca aparece la figura humana. Ofrecen siempre una alegría de cielos limpios y el agua no inquieta la tranquilidad de sus embarcaciones. La claridad de sus obras tuvo necesariamente que refrescar el escenario pictórico local que comienza a identificarse con las preocupaciones e intereses pautados por los ambientes artísticos oficiales de Madrid.

Crepúsculo (1889)
En la playa (1884)
En las costas de Normandía (1884)
En tierra (1889)
En tierra (1889)
Además de sus marinas, pintadas la mayor parte junto al Cantábrico, se dedicó a la decoración, realizando numerosas pinturas de establecimientos comerciales y recreativos. A su regreso a Valladolid, en torno a 1895, fundó con Gabriel Osmundo Gómez una sociedad artística denominada “La Decorativa”, Decorativa que tenía su estudio en la Acera de Recoletos. Desde entonces se ocuparon de los trabajos de ornamentación y escenografías en diversos episodios públicos –Academia de Caballería, Círculo Mercantil, Círculo Industrial, etc.–, pero siempre fueron sus marinas las obras más alabadas y solicitadas, enviando sus cuadros a León, Salamanca, Pamplona, etc. Murió en Barcelona.

Paisaje (copia de un original del pintor salmantino Enrique Esteban)
Un muelle
En 1896 estaba ocupado en los trabajos de restauración y escenografía del Teatro Lope de Vega, la decoración del salón y comedor de la Academia de Caballería, y el Círculo Venatorio, este último junto con Eulogio Varela Sartorio. En el verano de 1897 trabajaba de nuevo en la decoración de la Academia de Caballería, en donde pintaba un gran lienzo en el que se representaba a “un capitán de un buque mercante metidas las manos en los bolsillos del chaquetón de abordo, calzadas las botas de agua y calada la gorra de navegar, observando desde el muelle del puerto la entrada de un barco”. Al año siguiente se hallaba ocupado entre otros trabajos en la decoración del Café Suizo, en cuyo interior pintó varios lienzos costumbristas “con escenas arrancada de la realidad
Un puerto
Una marina (1882)

BIBLIOGRAFÍA
  • BRASAS EGIDO, José Carlos: La pintura del siglo XIX en Valladolid, Institución Cultural Simancas, Valladolid, 1982.
  • URREA, Jesús: La Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción, Caja de Ahorros Popular de Valladolid, Valladolid, 1984.
  • URREA, Jesús: Pintores vallisoletanos del siglo XIX, Caja de Ahorros Popular de Valladolid, Valladolid, 1987.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada